Cursor

Free Cross ani Cursors at www.totallyfreecursors.com

martes, 31 de diciembre de 2013

El monstruo de Guarenas


El monstruo de Guarenas fue el apodo dado a Hugo Marcelo Sanchez Rujano; quien abusó sexualmente y asesinó a puñaladas a la niña Tibisay Mijares (7) en la Urbanización Menca de Leoni Guarenas, en Febrero de 1977.
El día 5 de Febrero de 1977, la niña Tibisay mijares se dirigió a la localidad de Guarenas junto con sus padres porque habían sido invitados a una fiesta de cumpleaños, la fiesta transcurrió con total normalidad la niña jugaba con otros pequeños en el pasillo del piso 3, bloque 43.
Al llegar la media noche los dueños del apartamento  invitan a todos los presente  a cantar el cumple años, todos se colocan alrededor de la mesa donde estaba la torta todos menos la pequeña María Tibisay, la madre al notar la ausencia de la niña alerta al padre y acompañada por la dueña del apartamento comienzan la búsqueda por los pasillos apartamentos,  los aistentes a la fiesta en su mayoría vecinos al ver que la niña no aparece se unen en en la búsqueda que se prolongó hasta el amanecer siendo infructuosa.

A las nueve de la mañana el conserje del bloque (51) de Menca de Leoni se dispone a cambiar los pipotes de la basura cuando nota una bolsa amarilla recostada de la puerta de entrada del depósito de la basura. Pensando que habían dejado desperdicios pegado a la puerta, la agarra para que no se caiga al abrir la puerta y es cuando nota que la bolsa esta manchada de algo que parece “sangre” y puede ver también unos cabellos, decide dar parte a la policia. Cuando llega la policía abren la bolsa y descubren el cuerpo de la pequeña Tibisay envuelto en un plástico de tintorería.
Los sabuesos de la policía utilizaron como primera pista el plástico de una conocida tintorería ubicada en el Centro Comercial chacaito, tenían que investigar que residente de Guarenas llevaba su ropa a la misma, dando la casualidad que un ex policía (Sanchez Rujano) residente del bloque 43 vecino del apartamento donde se realizó la fiesta, aparecia como cliente de dicho establecimiento. La policia al allanar el apartamento del sospechoso encontraron que toda su ropa estaba guardada dentro de la bolsa de tintoreria pero casualmente faltaba una, en el baño del apartamento dio positivo las pruebas de luminol encontrandose sangre y huellas de la niña, por lo que al criminal no le quedó mas remedio que confesar el crimen.
El asesino confeso que se retiró de la fiesta a media noche y encontro a la pequeña en el pasillo, la condujo a su apartamento ofreciendole dulces donde procedio a ultrajarla y la mató a puñaladas, luego se unió a los vecinos dismulando que ayudaba a buscar la niña desaparecida, abandonando el cadaver a las 4 de la mañana en el basurero del bloque 51.




martes, 24 de diciembre de 2013

El comegente

José Dorángel Vargas Gómez, también llamado el Comegente, es un asesino en serie y caníbal. Vargas era un indigente que solía cazar a sus víctimas en el parque 12 de Febrero, en los alrededores del río Torbes de la ciudad de Táriba, en el estado Táchira, fue en el primer asesino en serie de la historia de Venezuela, asesinando decenas de personas.  
Entre noviembre de 1998 y enero de 1999, momento en el que las familias notificaron a la policía la desaparición de los fallecidos, el asesino cazaba a sus víctimas con un tubo en forma de lanza, los descuartizaba, almacenaba las partes que se comía para cocinarlas y enterraba los pies, las manos y las cabezas. Sus víctimas fundamentales eran desprevenidos deportistas y obreros que trabajaban en la orilla del río, el sin embargo dijo que no comía mujeres ni niños. Como no disfrutaba de una nevera para guardar la carne, mataba una media de dos personas por semana.
 Vargas, que vivía en la zona próxima del parque 12 de Febrero en una especie de rancho y que, en inspecciones de la policía,  hallaron en  varios recipientes  carne humana y vísceras preparadas para el consumo, además de tres cabezas humanas y varios pies y manos. Una vez capturado, confesó haber matado y comido al menos a 10 varones en un periodo de dos años desde su arresto en 1999.



EL DECAPITADOR




La noche del 18 de junio de 2007, en la Urbanización Los lagos de Los Teques Luis Gustavo Gonzales Siso, dio muerte a Luis González Caso  quien era su padre de crianza  lo decapitó, llevándose su cabeza dentro de un morral.
El Decapitador, era un esquizofrénico de alta peligrosidad quien decía ser  perseguido y acorralado por unos seres, demonios, que lo incitaban a cometer crueles actos. Los demonios  le gritaban, reían y le daban órdenes, por lo cual   atacó a su padrastro, de 83 años de edad, cuando éste estaba dormido y le ordenó tomarse una medicina y para tragarla lo obligó a tomar un vaso de orine. Inmediatamente procedió a propinarle puñaladas y después de decapitarlo para "acabar con aquel demonio" que lo perseguía.
Antes de cometer el horrible crimen, lucho (así le decían) había acabado con la vida de su novia en 1991, y había atentado contra la vida de la familia de su maestro de karate, este hombre  se fugó en varias oportunidades de los calabozos de la policía y también de instituciones de reclusión para enfermos mentales en el país. Fue rechazado en varias de  instituciones de salud mental por el peligro que representaba ya que en repetidas oportunidades logró someter a los celadores, vigilantes y custodios, porque poseía una fuerza física sobrehumana.
El asesino se encontraba recluido en el hospital psiquiátrico de Maturín desde diciembre del año 2007, remitido por los tribunales penales de Los Teques, el paciente  logró burlar la seguridad y salir de las instalaciones, se enfrentó con un grupo de campesinos que lograron someterlo y hacerle tragar una sustancia que lo fue deteriorando gradualmente, lo que puso fin a la vida de Luis Gustavo González Siso (41), conocido en Los Teques como el "decapitador de Los Lagos".


sábado, 8 de diciembre de 2012

La mujer del policia


En el mes de enero de 1980, vecinos del barrio  San Pablito Caracas estaban consternados por la desaparición de tres adolescentes. Dos de ellos desaparecieron el día 11 de enero Douglas Nieves y Efraín Irausquin, y el tercero Martin Mijares desapareció el 17. El trio de desaparecidos fueron amigos inseparables desde la infancia, y eran vecinos, del mencionado barrio.
La clave del caso era una menor esposa de un policía, quien según vecinos del barrio San Pablito era frecuentada por los tres muchachos y mantenía amores con uno de ellos, exactamente el ultimo desaparecido Martin mijares.
Rosa Elena Pinto alias Chena era la esposa del distinguido Argenis Ledezma quien pertenecía a la Policía Metropolitana del Distrito Federal y estado Miranda. Lo peor del caso es que este hombre vivía con ella desde que la misma contaba tan solo con once años de edad y él era su padrastro,  se casaron cuando ella tenía 13 y procrearon 2 hijos. Ella se quedaba en casa mientras su esposo  trabajaba, él era muy celoso y ella apenas una niña, a la que le gustaba salir a conversar en las esquinas, ir a fiestas y salir con los amigos. La gente del barrio pronto  se hizo eco de comentarios “por allí anda la mujer del policía, tomando y rumbeando”. Los rumores llegaron a oídos de Ledezma quien le reclamó a su mujer una y otra vez pero la muchacha seguía en sus andanzas cuando él no estaba en casa.
Ya cansada Chena decide abandonar a su esposo. Agarró todas sus cosas y se devolvió a la casa de su madre en Mamera. Por esa época ya conocía a Martín Enrique Mijares, un joven de 14 años, estudiante del primer año de bachillerato, amigo de los amigos de Chena, y de quien se había enamorado.
Muchas personas le advirtieron a Martin que tenia que cuidarse porque aunque estuviese separada aun Chena era la esposa del distinguido Ledesma, pero el no hizo caso de la advertencia.
Según testimonios de un grupo de testigos de San Pablito y Mamera.  Afirmaron que un día antes de la desaparición de Martín, Ledesma propinó una golpiza a su esposa y que en varias ocasiones el distinguido amenazó públicamente al muchacho. Los vecinos también afirmaron que entre el policía y los muchachos había roces por la  amistad de éstos con su esposa y dos de los declarantes vieron en la noche en que Douglas y Efraín desaparecieron,  que los subían a un jeep de la Policía Metropolitana.
 El sábado 2 de febrero Ledezma fue retenido en el comando central de la Policía Metropolitana.
Después de muchos meses  los jóvenes seguían sin aparecer, todas las pruebas apuntaban a ledezma quien por fin  confesó ser el autor del triple crimen.
Sus palabras textuales fueron: “Los maté por defender mi honor, el de mi hogar… y los maté con mis manos, no necesité ayuda de nadie”.  El mismo llevo a la policía al sitio donde estaban los cuerpos  había asesinado y enterrado a dos de los muchachos: Efraín y Douglas, En las inmediaciones de la hacienda Mamera, ubicada en un cerro al frente del barrio del mismo nombre. A unos trescientos metros de la falda y bajo un tremendo lodazal estaban las osamentas, enterradas por el asesino bajo matas de cují. Los forenses apuntaron que una de las osamentas se encontraba parcialmente quemada.
luego las comisiones cruzaron la ciudad para llegar al punto donde  estaba el cuerpo de Martín, la ribera de una quebrada que colinda con la avenida Boyacá en el este de Caracas  Allí, también sin ropa y semicubierto por hojas secas y basura estaba una osamenta que el asesino aseguraba pertenecía a Martín. Argenis ledezma se encuentra libre después de pasar 21 años en prisión.



El crimen del periodista


Este brutal asesinato sorprendió a toda Venezuela y se  convirtió en uno de los crímenes más sonados en el país. Javier García, (37) comunicador social  y reportero de RCTV Internacional fue hallado muerto en su apartamento en Colinas de Bello Monte. El cuerpo del reportero presentaba heridas punzo penetrantes y fue encontrado por uno de los hermanos de García que entró a su apartamento, el domingo 15 de junio del 2008, ya que tenía llaves del mismo, y, viendo que la habitación de García estaba cerrada, llamó a los bomberos para forzar la puerta. Al lograr entrar vieron que Javier García estaba sin signos vitales en el centro de su cama y vestido.
Su último día lo pasó acompañado del sujeto  a quien había conocido meses antes y con el que tenia una relación sentimental, fue a tomar unos tragos en el restaurante Moulin Rouge ubicado en la Avenida Francisco Solano, de Sabana Grande, en el cual permaneció poco tiempo.
Luego de ingerir unas cuantas cervezas decidieron cambiar de ambiente y se trasladaron al Rosal y luego a la discoteca Sawu en Las Mercedes, al este de la ciudad, para continuar con lo que iba ser su última salida.
De la discoteca “exclusiva” Sawu salió acompañado por el hombre que posteriormente le quitaría la vida, ambos se fueron hasta la casa de Javier en Colinas de Bello Monte, en las Residencias Alto Alegre en la calle Río Torbes. La hora precisa en la que ocurrió el homicidio no fue establecida por el asesino de nombre Isaac Oberto Molleda quien  al conversar con la policía, aseguró, supuestamente, haber estado muy drogado para tener conciencia de la hora. Sólo dijo que después de haber cometido el hecho, se tomó unas pastillas y se quedó dormido. Cuando se levantó ya era de noche y al ver lo que hizo, intentó cargar unas maletas con algunas cosas de valor para luego huir, Pero no pudo llevarse las dos maletas que preparó, porque el vigilante del edificio le advirtió que sin autorización del propietario no podía sacar nada, el visitante se devolvió al apartamento devolvió lo que llevaba para luego salir si nada.
Tras  la divulgación del retrato hablado y las características físicas del victimario, el asesino fue capturado en el Hotel J.J., Sector Los Manolos, en Los Caobos, el 11 de agosto del 2008.
Fue juzgado y sentenciado a 15 años de cárcel.

El gato de la muerte


El 13 de diciembre de 1994, Cibell Naime una muchacha de 18 años vio un aviso de prensa donde ofrecían a la venta gatos y perros de raza, la joven quería una mascota desde hace tiempo por eso llamó y contactó al abogado Miguel Tauil (30) el vendedor y compro un de un gato angora por el monto de 20 mil bolívares, que cancelo  con un cheque del Banco Unión a nombre de la firma Digital Médica, que tomo de la chequera de su padre medico gineco obstetra  Shauki Naime.
Cuando el padre de  se dio cuenta de que le faltaba uno de sus cheques interrogó a sus hijos. Cibell, nerviosa, llamó nuevamente a Miguel para que le devolviera el cheque, con la excusa de que le llevaría el efectivo, pero Tauil ya lo había cobrado.
El día del crimen Cibell Naime llegó a la entrada de la urbanización Los Naranjos a bordo de un taxi.  Se dirigió a pie a la residencia de los Tauil Musso, donde fue atendida por la madre de Miguel Tauil, con la excusa de que una tia de ella también estaba interesada en comprar un gato. Cibel pidió a tauil que al acompañara hasta la entrada de la urbanización, para que el vigilante dejara entrar el carro de su tía y  así pudiese ver los animales que el ofertaba.
Bajo el engaño de la muchacha  Miguel y el estudiante de medicina Juan Carlos González (19) quien por mala suerte estaba allí ese día salieron de la casa a buscar a la supuesta tía de la solicitante, la cual estaba en la entrada. Una vez dentro de la Samurai, propiedad de la victima Cibell extrajo una pistola calibre 7.65, marca Walter PPK, y disparó primero contra Juan Carlos y luego contra Miguel. El arma pertenecía al padre de Naime.

Cibell Naime cumplió la pena dentro del Instituto Nacional de Orientación Femenina de Los Teques (INOF), y luego en el internado judicial de Tocuyito, trasladada a este último por razones disciplinarias (mal comportamiento con la guardia, y mal comportamiento con otras reclusas), entre ambos recintos penitenciarios  cumplió la sentencia por 11 años.

jueves, 6 de diciembre de 2012

En el nombre del padre


La mañana del domingo 15 de octubre de 1961, el padre Luis Biaggi oficiaba la misa como de costumbre, cuando alguien irrumpió para decirle algo al oído, el padre palideció y le informo a los feligreses que había una emergencia en su casa y que debía ir a buscar a un medico.
Al llegar a su casa en la urbanización Vista Hermosa en el estado Bolivar,  se encontró con la noticia de que  su hermana Lesbia Biaggi había sido asesinada en su habitación luego de ser ultrajada,   la joven se encontraba semi desnuda en un charco de sangre con cinco heridas de puñal, nadie vio ni escucho nada, la madre al notar que su hija no se levantaba se fue al cuarto, la puerta se encontraba semi abierta y al abrirla por completo hallo la dantesca escena.
Entre los sospechosos existían dos ex reclusos los expertos buscaban a dos ex reclusos de las Colonias Móviles de El Dorado en Guayana y en zonas de Oriente del país.
La noche que cometieron el crimen, vieron a estas dos personas a pocos metros de la casa de la víctima,
las primeras hipótesis arrojadas por los sabuesos de la policía judicial, indicaban que se trataba de una resistencia al robo.
Los detectives sospecharon que la víctima descubrió a los ex reclusos robando en la vivienda y la infortunada mujer quiso evitarlo, después la mataron.
Después de una serie de averiguaciones las cosas cambiaron, los funcionarios de la policía judicial, tenían suficientes indicios de creer que el cura hermano de la victima tenía algo que ver con este hecho y descartaron la posibilidad de los ex reclusos.
 Según en el informe forense. Una sola de las heridas había causado la muerte y las 3 restantes fueron pos-mortem, el agresor había tenido o tenía blenorragia y la chica había muerto entre la 1:30 y 2:30 am.
La policía noto al salir al pasillo de la casa que en el piso estaban las huellas de unos pies desnudos. Ordenó a uno de los técnicos hacer la medición y sacar las fotografías. Las huellas salían del cuarto de la chica y llegaban hasta la habitación del cura; no eran muy precisas y la sangre estaba ya muy seca pero cuando menos se podía saber el tamaño del pie y cotejarla luego con la del asesino 
Según las declaraciones de la madre, del novio, del ex novio, de varios vecinos que conocían de la vida del cura
 le gustaba andar detrás de las muchachitas de liceo, según cuenta mucha gente siempre se le veía por la redoma montando en el carro a esas muchachas, según la declaración de varios vecinos y de los empleados del Hotel Bolívar; estos dijeron que el cura había ido varias veces a ese sitio con prostitutas, llegaba a la medianoche y salía de madrugada para evitar ser visto, se sabe que contrajo blenorragia y se la había estado curando por debajo de cuerda con una señora que pone inyecciones. Además y según declaró la propia madre, el cura celaba mucho a su hermana, le imponía como vestirse, le prohibía salir sola y tenía siempre problemas con el novio. En la habitación de Luis Biaggi consiguieron unos trapos que parecían haber sido usados como mordaza y un pañuelo lleno de sangre, todo esto se recogió y fue enviado junto con el resto de las evidencias a los laboratorios de criminalística en Caracas. Luego de ser analizada la evidencia todo culpaba del asesinato al padre Biaggi y fue trasladado a la Penitenciaría General de San Juan de los Morros en el estado Guárico; de su defensa se encargo su propio hermano, el abogado Nanzo Biaggi junto al Dr. Cesáreo Espinal Vásquez.
Sin embargo el 20 de enero de 1964 Luis Biaggi fue absuelto por el Juzgado Primero en lo Penal de San Juan de los Morros, el 30 de julio de ese mismo año es puesto en libertad condicional por orden del juez José Vicente Berti cuya sentencia causó escozor pues al terminar su exposición aseguró que era mejor absolver a un culpable que condenar a un inocente. Luego de ser puesto en libertad condicional Luis Ramón Biaggi se trasladó a la occidental ciudad de Barquisimeto y se dedicó a dar clases en la escuela Sagrado Corazón de Jesús del barrio El Suspiro.
aquí se evidencia el poder que tiene la iglesia para tapar lo que no quieren que se sepa.